Categoría: texto

0

Frida

Sentada frente al espejo de la habitación, Frida recorre su imagen. Se detiene en los ojos. Su intenso color negro, deja ver la oscuridad de un alma infectada por las decepciones y el dolor. El dolor es una constante en su...

1

RECUERDOS

Esperaba nervioso, sabía que en pocos minutos más escucharía la sentencia definitiva, la última. Esposado, me llevaron en presencia de tres ancianos, que supuse serían los jueces. Sí, lo eran y uno de ellos, sin mirarme, leyó un papel: bla,...

8

Cómo esperar en una sala de espera

Cuando entre a la sala de espera y vea los sillones, elija uno. Por más que todos se parezcan, siempre hay uno que es el indicado para usted. Siéntese y concentre su mirada en un punto fijo. Tenga cuidado de...

3

El Algarrobo

Aprovechó las vacaciones para hacer ese viaje. Las piernas le temblaban más por la sorpresa que por el cansancio. Estaba emocionado y aterrado a la vez.  Bajó del colectivo invadido por el color verde y el aire de las sierras...

4

La Leyenda

Las luces de la ciudad se divisan cercanas y sonríe. Sabe que esa noche habrá cosecha. El viejo de la bolsa camina despacio. Solo escucha sus pies que arrastran la tierra del borde de la ruta. Sus manos callosas han...

7

Cuidado con lo que deseas

El relinche del caballo se hacía oír. Las damas de la reina, excepto una, marcharon y desaparecieron en la oscuridad del pasadizo. Se sintió el eco rechinante de la puerta al abrir. Enrique VIII avanzaba lentamente frente a la habitación...

3

El Poeta

La desesperación de mis padres había sido total y definitiva cuando escucharon, sin aceptarlo, lo dicho por el médico de guardia del hospital donde me habían ingresado tras un accidente. —Lo lamento —dijo el doctor en voz baja, sentida—. El...

15

Caridad

La veo cerca, a unos metros de distancia. Me llama la atención su figura, tan pequeña y delgada, casi como una niña que acarrea un carrito de un supermercado. Camino hasta ponerme a la par y le pregunto: —Hola, señora,...

10

Palabras a Margarita

    Del rey Felipe III a su esposa, la reina Margarita de Austria.   «¡Ay de mi alma, Margarita! Tantos siglos han pasado y del cielo no ha llegado para mi alma contrita encerrada en esta ermita sin tu...

0

De islas y algo más

…y por supuesto que recuerdo eso con total precisión. Dicen que uno siempre se acuerda exactamente dónde estaba y qué hacía en el momento de enterarse de un acontecimiento muy importante. Usted, igual que yo, que ya no es ningún...

A %d blogueros les gusta esto: