VOS SOS VOZ

 

VERSIÓN EN VIDEO
VERSIÓN EN TEXTO

Vamos a comenzar al revés: primero cumpliremos con la consigna y luego te contaré de qué se trata lo que hiciste.

CONSIGNA
(cliqueá en cada punto para hacerlo)
Punto 1Punto 2Punto 3Punto 4Punto 5Punto 6Punto 7Punto 8Punto 9Punto 10Punto 11

Prepará la hoja donde vas a escribir, que esté completamente en blanco. Nuestro consejo es que sea un bloc grande o una hoja de tamaño A4 (las que se usan usualmente para imprimir).

Como va a ser una actividad catártica, te aconsejamos que cierres los ojos y trates de poner la cabeza en blanco. Cuando sientas que lo lograste, abrilos y pasá al siguiente punto.

Escribí las palabras que se te vengan a la mente sin parar, una detrás de otra, sin pensar ni preocuparte de que estén relacionadas entre sí, sean bonitas, ni nada así. Ejemplo:

perro almizcle salar correr caterva la ona unir…

El objetivo es que llenes una página completa en menos de 10 minutos así es que comenzá… ¡ya!

Ahora da vuelta la hoja y, parecido a lo anterior, escribí frases que estén correctas sintácticamente, pero sin preocuparte por el sentido, la estética ni nada. Escribí igual de rápido, sin pensar ni detenerte. Ejemplo:

En la primavera de la nieve, miles de luciérnagas fríen cebollas y champagne. ¿Quién diría que salió cero a cero Heidi y sus cabras? Brasil es patagónico en mi corazón de tambor de lata y verdeo

… y así hasta completar otra página completa, comenzando… ¡ya!

Ahora sí, leé esto: 

¿Qué es la voz? Conceptualmente, la voz es el reflejo de la personalidad en el arte, en este caso, la escritura. Desarrollar la voz no es una tarea sencilla, requiere de mucho tiempo y exploración, ¡pero qué entretenido camino!

Uno halla la voz cuando es capaz de contar algo de corrido, no importa qué, y se da cuenta de que el interlocutor está cautivado por el relato, así sea una simple explicación de cómo atornilló una puerta.

En general empleamos como mínimo dos voces, una para hablar y otra para escribir, que suelen ser muy distintas en los principiantes a la hora de crear relatos, ya que quieren impresionar con un léxico más elevado que el que realmente usan, llegan a conclusiones pretendidamente inteligentes, recargan el texto con figuras literarias que arrancarían las carcajadas de sus amigos y otras estrategias que restan más de lo que suman, logrando que el lector internamente vaya pensando del autor “ese/a no sos vos”.

Conforme alguien va haciéndose diestro en su literatura, nota que la manera en que escribe y en que habla es casi la misma. Además, comienza a especializarse en un puñado de temas y no en un polirubro temático. Se puede decir, entonces que ha unificado sus voces o, al menos, las hace cantar a coro.

Volvé a la lista de palabras que escribiste. Es muy posible que cada una, o en conjunto, tengan alguna relación entre sí. De hecho, representan los temas que te movilizan en este momento y, una manera de encontrar la voz verdadera, es trabajar con aquello que verdaderamente te interesa.

Ahora fijate en las oraciones que escribiste. ¿cómo están redactadas? ¿Cómo pasaste de una a otra? ¿Sobre qué hablaste? ¿Qué patrones encontrás? O mejor dicho, ¿te encontrás? Es muy posible que, si has escrito sin pensar ni detenerte, en ellas esté tu esencia y, aunque sea, el eco de tu voz verdadera.

Sugerencia: quizás te convenga mirar los últimos veinte minutos del video, donde leemos y analizamos algunos textos.

Hasta aquí llega la consigna. Si querés hacer un cuento con esto que acabás de escribir, seguí con los puntos siguientes.

A ambas páginas, la de las palabras y la de las oraciones, dividilas en tres partes iguales.

De la lista de palabras, elegí el tercio que más te impacte, te identifique, te sea más significativo. Y de ese tercio elegí la palabra que más más más te llegue. Ese será el tema de tu cuento. Ejemplo: si fue «llave», tu cuento tendrá que ver de alguna manera con una llave.

En la página de las oraciones, elegí el tercio en el que sentiste que fluías más, que tu escritura se hacía más cómoda para vos. De esas, elegí las oraciones que te parezcan mejores, quizás por su vuelo, por su interés, por su profundidad. A modo de ejemplo, quizás una oración al estilo «En los bosques de los límites las praderas bailan sueltas» tenga más valor literario que «En los bosques de los Alpes las aves vuelan alto».

¿Listo, ?

Con el borrador obtenido, ¡a escribir el cuento! Acordate siempre de estas estrategias creativas RE-RE-RE:

  • REpasar: Mejorar el borrador surgido de la consigna, ya sea en su forma: ortografía, sintaxis; como en su contenido: agregado/quitado de fragmentos (párrafos, oraciones, palabras).
  • REciclar: Usar fragmentos del borrador para escribir uno nuevo que tenga alguna relación con el anterior.
  • REscribir: Hacer un nuevo borrador que quizás no se relacione en nada con el anterior.

EXTENSIÓN MÁXIMA DEL TEXTO: 1000 palabras ó 1½ página A4 escrita en Arial 11 con interlineado sencillo.

¡BUENA CACERÍA!

Esperamos tu mejor cuento, .

Administrador

Cuidando de ESCRIBIR.com.ar

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
Copia deshabilitada. Lo sentimos.