Suspenso – Un acercamiento teórico.

Si bien el suspense es típico del relato policial (donde hay un crimen), como recurso puede usarse en cualquier género.
El suspenso se basa en manejar la información, la desinformación o el secreto con el fin de generar en el lector curiosidad e incertidumbre en relación al desenlace de la narración. El autor debe accionar estos dos resortes, en el caso de un cuento, desde las primeras frases. “Cuando María abrió los ojos, supo que su vida estaba en serio peligro” tiene más posibilidad de captar el interés que “María trabaja en una empresa de mudanzas”.
A pesar de que no hay una fórmula establecida a la hora de manejar el suspense, sí debe tenerse en cuenta que en todo relato de suspense hay

  • Muchas acciones,
  • al menos una revelación potente,
  • un final sorpresivo y
  • la sensación de que ese final era el inevitable.

Estrategias para crear y mantener el suspenso:

  1. Misterio: el lector sabe que hay un secreto, pero ignora su naturaleza y su implicación en la resolución de la trama. “Cuando María entró a su habitación, escuchó un siseo bajo la cama”.
  2. Conflicto: el lector es desconcertado por las acciones de los personajes, quienes resuelven la trama en función de esas decisiones. “Carlos odiaba a María, sin embargo, esa noche le dejó una hermosa caja roja con un moño dorado debajo de la cama”.
  3. Anticipación: el narrador comparte con el lector parte del desenlace: “La serpiente estaba debajo de la cama. María, que estaba en el living, apagó el televisor luego de que un bostezo le indicara que era momento de descansar”.

Para dilatar el desenlace, se puede recurrir a:

 

  1. Engaño: desvío de la verdad. Mentira. “Roxana le dijo a su marido que estaba apurada. Su clase de yoga estaba por comenzar. Cuando subió al coche, le mandó un sms a su amante. Se verían en el lugar de siempre en quince minutos”.
  2. Equívoco: una mezcla de verdad y mentira. “Cuando Roxana volvió, su marido la esperaba. “Ya sé que no estuviste en yoga”, le dijo. “Es cierto -admitió Roxana-. No te lo quería decir, pero bueno, adiós sorpresa. Estaba organizando tu fiesta sorpresa de cumpleaños con tu socio”.
  3. Respuesta suspendida: detención de la revelación del secreto. “Carlos aferró a su socio por el cuello. “Dale, decime quién se está acostando con Roxana. ¡Vos lo sabés!” Roberto atinó a abrir la boca, pero ni bien dijo “tu amante es…”, sus ojos se abrieron desmesuradamente. Minutos después, los enfermeros le ponían el desfibrilador en el pecho”.
  4. Bloqueo: momento en que el personaje (y el lector) se dan cuenta de que el enigma no tiene solución. “Roberto había muerto hacía un mes, pero Carlos no se rendía. No tenía a quién recurrir, pero tarde o temprano descubriría quién era el amante de su esposa”.

Administrador

Cuidando de ESCRIBIR.com.ar

6 Respuestas

  1. Esthernieszawski dice:

    Excelente tu teoría y tus ejemplos. ¿Me hacés la tarea para el hogar por fa?

  2. Gustavoarias dice:

    Buenísimo Germán! Muy claro!!

  3. Elsa Ribbert dice:

    Muy bueno profe!! Gracias!!

¡Dejanos un comentario!

cargando...

0