El viaje del elefante (José Saramago)

Tiempo de lectura: 1 minuto/s

El viaje del elefante - José SaramagoMi primer contacto con un libro del escritor portugués José Saramago (1916 -2010) fue algunos años atrás. En aquel entonces estaba escribiendo una novela sobre Jesús y, entre lo infaltable en mi lectura estaba El evangelio según Jesucristo.  Debo confesar que luché mucho con el libro: su redacción engorrosa, sin clara puntuación y toda amontonada; y su trama, sin giros que me cautivaran, terminaron derrotándome y allí quedé, cerrándolo para siempre, con el señalador más o menos por la mitad.

Desde aquel día le gané una especie de idea a todo libro de Saramago y mucho bufé hasta que por fin decidí a darle una nueva oportunidad, esta vez a El viaje del elefante (Alfaguara, 2008).

A través de sus 280 páginas pude seguir el periplo por Europa de Salomón, el elefante que el rey portugués Juan III le regala al archiduque austríaco Maximiliano, mitad por su boda y mitad para sacarse de encima tamaña bestia (conozco varias personas que suelen tener esa clase de dadivosidad).  Así las cosas, el paquidermo parte de Portugal, conducido por su Subhro, el cornaca hindú a cargo de su cuidado y una recua de soldados (lo de recua no es erróneo, si lo leyeras te darías cuenta por qué lo digo) para llegar a España, donde se halla el archiduque de visita. Maximiliano recibirá de buen grado a su presente viviente y a su cuidador, pero los renombrará antes de emprender la marcha y cruzar media Europa en su camino a Austria.

Situada temporalmente en el siglo XVI, la historia es muy llevadera -a pesar de su mismo estilo engorroso de redacción-, se lee con rapidez y tiene una seguidilla de situaciones desopilantes. Los razonamientos demenciales de las gentes de hace cinco siglos y las disgresiones irónicas del autor se conjugan en un argumento que me arrancó más de una carcajada y me dejan con ganas de darle una ojeada a otro libro del portugués.

A la hora de emparejarlo con una comida, diría que podría ser un buen cozido á portuguesa, con carne de vaca o conejo, servido en un sencillo plato de porcelana blanca que miraría de reojos a una copa de la misma calaña, pero con un buen vinho verde de uvas albarinhos.

¡Salud!

Germán Maretto

Creo creando

8 Respuestas

  1. noelia dice:

    He leido de saramago El evangelio, Las intermitencias de la muerte, mis pequeñas memorias y Cain. Este ultimo me decepciono de tal manera que no volví a comprar un libro del autor. En su defensa debo agregar que la conversación que mantienen Dios, el diablo y Jesús en una barca en el medio del mar en el Evangelio es uno de los mejores diálogos que me ha tocado leer. 

    • Germán Maretto dice:

      ¡Pucha, me perdí esa conversación! Debería haber seguido, Noe. Ya veré de juntar nuevamente aliento y retomar el libro.

      • Gmggallegos dice:

        Hola Germán, he leído varios libros de Saramago, gracias a la colección del diario Nación. Es como vos escribis, difícil de seguir, las puntuaciones que reemplazan a los guiones del diálogo, tenés que estar atento para darte cuenta cuando con una mayúscula comienza otro protagonista.
        En fin, una vez superadas esas dificultades, me agrada, me gusta, me deslumbra y me da cierta envidia sus ingeniosas ideas.
        La intermitencia de la muerte, es una idea descabellada, que nos permite observar los vicios y costumbres de la sociedad, así como nos adaptamos a todas las situaciones que nos plantea la vida. Es admirable como te lleva hacia rincones escondidos en nuestro ser , nuestras miserias.
        El manual de caligrafía…. es corto y muy interesante. La caverna nos situa en una sociedad consumista, que va destruyendo las actividades artesanales y nos aleja de la naturaleza.
        Bueno , cada uno de los libros que he leído son de indole distinta, pero reflejan muy bien nuestros miedos y miserias, como en el Ensayo de la ceguera.
        no quiero aburrirte, además no soy  crítica literaria, solo una lectora compulsiva.
        Cariños a todos.
        Graciela Marta Gallardo Gallegos

        • Germán Maretto dice:

          ¡Hola Graciela! ¡Qué lindo comentario! Se ve que sos una gran lectora de Saramago ya que mencionás libros de él que no están entre los más conocidos. Yo pienso, como vos: don José tiene grandes ideas pero, si no fuera por su redacción rebuscada (que hace difícil lo fácil), podría haber tenido muchos más lectores.

  2. YASSER dice:

    Aha! comparto el comentario suyo -el suyo con mayor autoridad literaria, obvio- . Pero a la hora de elegir una buena y clara lectura, me quedo con el asado de las otras noches. Aunque la sal, haya puesto en evidencia mi condicón de enamorado………………………….

  3. PEDRO dice:

    LO VOY A LEER!!! realmente Saramago es dificil de sobrellevar, leí LAS INTERMITENCIAS DE LA MUERTE, y LEVANTADO DO CHAO y me cansé bastante, pero ahora con tu comentario me han vuelto las ganas de leerlo.

¿Qué opinás?

A %d blogueros les gusta esto: