Autor: Pilar Ferreyra

19

A VECES, UN SIAMÉS PUEDE DESNUDARTE

Ni la humedad ni el frío acobardaron al siamés del departamento vecino. Apuntando las pupilas sobre aquello que le interesaba, hacía horas que iba y venía sobre el parapeto de madera del balcón. Al aquietarse, apretaba las garras contra la...

2

Los gajos de rosas blancas

—¡Yo no lo maté! ¡Lo juro! ¡Yo no lo maté! —exclamó la viuda de monsieur Montand, tapándose el rostro con ambas manos y dejando caer medio cuerpo sobre el escritorio que la separaba de un estrado. Su abogado, que caminaba detrás de...

2

Los huevos de la gallina

Cualquiera que hubiese subido la vista hacia la terraza de don Lucas habría visto la misma postal: cinco gallinas de pico naranja y un gallo de plumaje amarillo picoteando maíces sobre la cornisa. Había heredado una casa de fines del...

ACCESO USUARIOS