Autor: Valentina Aguilar

1

La vieja chiflada

            El ojo furtivo de Ana no podía creer lo que veía: ahí estaba el bebé, en medio de la calle. Pensó que la distancia del barrio con la malsana urbanización le iba a permitir respirar en un ambiente límpido...

6

Cordura

            Contó hasta tres. Exhaló, bajó el picaporte, que ya estaba sosteniendo, y entró decidida. Prendió las luces y, cuando sus ojos tropezaron con el cuerpo, se quedó helada, con las manos abrazando la mochila con la firmeza de una...

6

A un lugar mejor

            Miró alrededor con el desamparo pintado en su demacrada y joven catadura. No halló la solución en las grietas del pavimento o de las paredes de la esquina, desde luego, sino en el cuerpo sentado de un roñoso vagabundo...

7

Matar a Marta Arias

                Me abofeteó la pureza farmacéutica de la habitación. Marta Arias no podía ir a ningún lado, así que se encontraba allí, tendida sobre la cama, circundada por una decena de las almohadas más suaves que se pudieran conseguir y...

un momento...

0