El espía

La puerta corrediza se abrió y el soldado entró en la habitación. Tragó saliva, porque no le gustaba estar ante la presencia del enviado del emperador. Como a todos los tripulantes, lo alteraba el ruido de su respiración mecánica y antinatural, que, aun después de años sirviendo en la nave insignia de la flota, todavía lo ponía nervioso.

Además, ese día el jefe estaba particularmente de mal humor, porque lo que había ocurrido era muy grave. Justo cuando el soldado entraba, alcanzó a escuchar lo que le decía al comandante de la nave, quien estaba completamente aterrado.

—Me ha decepcionado, comandante.

Cuando lord Vader le hablaba a alguien y al final le mencionaba su grado u ocupación, era porque realmente la situación estaba jodida. Bien jodida.

—Lord Vader, no es mi culpa —respondió con voz titubeante el comandante—. El espía apareció de forma inexplicable en el puente de mando de la nave, en plena batalla contra las fuerzas rebeldes, y nosotros…

La respiración de lord Vader se hizo aún más profunda y ruidosa, cuando levantó la mano y la cerró en el aire. La voz del comandante se empezó a entrecortar y se tomó el cuello al sentir la presión de una garra invisible que le impedía respirar.

—Se atreve a interrumpirme, comandante. La presencia de ese espía es una grave falla de la seguridad en la nave bajo su mando, y no me interesan sus excusas. Su falta de responsabilidad me desagrada profundamente, comandante.

Al stormtrooper recién llegado el comandante le parecía un inútil, obsecuente y torpe, y estaba disfrutando en silencio el castigo que lord Vader le imponía, pero tampoco quería que lo matara, porque los otros oficiales que lo reemplazarían eran iguales o peores. Así que se armó de valor y se atrevió a pedir permiso para hablar. En ese momento lord Vader abrió su mano y el comandante cayó al suelo, respirando hondo al sentir que el aire volvía a entrar en sus pulmones.

—Mi lord, el espía ha intentado comunicarse, pero no logramos entender su lenguaje. El androide de protocolo C3PO, que habla seis millones de lenguas, solo ha conseguido descifrar algunas palabras de lo que dice. El extraño ha pedido hablar con usted, excelencia. Creemos entender que su nombre es algo así como Yulbern.

—Tráiganlo ante mi presencia —dijo lord Vader con tono severo. Y luego se dio vuelta y agregó—: Y no crea que me he olvidado de usted, comandante.

«Qué cabrón es este tipo», pensó el soldado, lamentándose en el acto, al recordar que algunos en la nave sospechaban que lord Vader también leía las mentes, pero que lo disimulaba solo porque le convenía.

El soldado llamó por su comunicador e instantes después otros dos stormtroopers llevaron al prisionero.

El prisionero tenía barba y bigotes canosos, y estaba vestido con un traje gris a cuadros con un moño en el cuello, vestimenta muy poco apropiada para los viajes espaciales. Solo sonreía y miraba asombrado en todas direcciones.

Lord Vader se paró amenazante ante él, con los brazos en jarra.

—Serás ejecutado, espía. Si suplicas piedad y confiesas cuál era tu misión, quizá sea sin dolor. ¡Habla!

El hombre sonreía y solo movía la cabeza negando. Lord Vader se acercó aún más y le dijo:

—¿Cuál es tu nombre?

El hombre se tocó el pecho y dijo con voz queda, siempre sonriendo:

Moi, Jules Verne.

Lord Vader perdió la poca paciencia que le quedaba.

—Pediste hablar conmigo. ¡Habla de una vez!

El hombre, siempre sonriendo, le hizo una seña para que se acerque. Lord Vader se inclinó un poco y en ese momento el extraño dijo solo una corta frase en voz alta, en su idioma desconocido:

Je suis ton pére

La respiración de lord Vader se cortó de repente con un gemido de emoción, mientras los stormtroopers tragaban saliva. Por alguna razón, pese a no entender las palabras, todos en la habitación sabían lo que había querido decir, salvo el comandante, que, aun tomándose el cuello, preguntó:

—¿Qué? ¿Qué cosa? ¿Qué dijo?

1 respuesta

  1. Mario Cesar La Torre dice:

    Muy buena la tension creada y el cierre! Felicitaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copia deshabilitada. Lo sentimos.