2009-2019

Tiempo de lectura: 3 minuto/s

Diez años atrás llegaba al fondo de la Biblioteca Córdoba, subía una escalera con decenas y decenas de peldaños que dejaban sin aire a más de uno; atravesaba un angosto pasillo-desfiladero que apenas evitaba la caída al vacío con una baranda que generaba más temor que certidumbre y, al final de ese largo trecho, se encontraba la última puerta que abría por primera vez.Taller literario en Córdoba - Germán Maretto

Fondo, sin aire, temor, certidumbre, largo trecho, última puerta; recorto estas palabras, porque me parecen nucleares, y las emparejo al recuerdo.

Temor, esa fue una de las emociones que persistió aquel día. ¿Qué dirían al ver lo rústico del entorno donde nacían las Tertulias para escribir?: una pizarra montada sobre dos sillas, un piso de madera que crujía, paredes que imploraban por pintura y una travesía como la que describí en el primer párrafo para llegar. Para mí, el comienzo no lucía nada promisorio. Sin embargo, la gente no se hizo esperar, estuvo en horario y no solo que no se fue, sino que siguió. Y siguió… y sigue viniendo a nuestras tertulias, convocada por el derecho a poner en palabras esa historia que tanto desea contar y compartirla con sus semejantes.

Del 2009 al 2019 es un largo trecho para mí. Mucho más de lo que imaginé caminar con este taller. Si hubiera un retrovisor por el que pudiese ver, apuesto a que me marearía un poco: las personas que han pasado se cuentan por centenares. Y por miles, sí, por miles, las historias que hemos tenido el gusto de leer y ver crecer cada semana.

Hemos producido cuentos y novelas que nos han hecho reír, llorar, enojar, sorprender, publicar libros, ganar concursos pero, sobre todo, disfrutar. Porque quienes nos reunimos en el taller tenemos claro que venimos a aprender el uno del otro, sí, pero en el fondo sabemos que queremos hacerlo desde el placer y también desde la dedicación, algo que nunca perdemos de vista si queremos seguir conectados a nuestro gusto por una palabra viva y saludable. Hacerlo de otra manera sería dejar sin aire una pasión, un gusto, un hobby o la palabra que quiera emplear cada contertulio del taller.

Estos diez años nos encuentran consolidados, con nuestra propia editorial y nuestro propio espacio, ambos con el mismo nombre: Scriptum, que en latín significa «escrito», así de sencillo pero representativo a más no poder. Día a día, nuestras paredes acogen a gente de preferencias políticas, religiosas y sexuales de lo más diversas; sin embargo, la última puerta que abrimos es la de una discusión que divida y esterilice. El respeto siempre se hace oír y las únicas divergencias que se oyen son sobre nuestras historias, y siempre con el objetivo de aportar y construir. De hecho, nuestras opiniones son acerca de lo mejor y lo mejorable de cada una.

A modo de cierre he reservado la palabra certidumbre. ¿Quién puede tenerla cuando se habla del futuro? En mi caso no seré la excepción y solo puedo hablar de las certidumbres que tengo presentes, tanto por lo actuales como por lo visibles. La primera es la de sentir que he dejado todo lo que pude dar antes, durante y después de cada tertulia, algo que me encargaré de que siga siendo así. La segunda –y mucho más importante– se emparenta con el agradecimiento que le debo a todos los que fueron o son parte de las tertulias. Sin ellos, el taller no habría existido. Además, en lo personal, mi especial agradecimiento es porque también siento que he recibido mucho a cambio… quizás más de lo que di, por qué no reconocer que podría ser así. El famoso «con creces» que se emparenta directamente con el crecer, algo que ocurre en el taller con nuestra escritura y, es casi una obviedad decirlo, con nosotros mismos. Por tal razón, volviendo al futuro, la única certidumbre que puedo aventurar es que las Tertulias para escribir, tanto las presenciales como las virtuales, seguirán apuntando a ser un espacio de crecimiento a través del placer y la pasión por la palabra escrita.

Administrador

Cuidando de ESCRIBIR.com.ar

16 Respuestas

  1. Mabel Benedetti dice:

    Felicitaciones por el tiempo, los logros y la calidez humana y profesional para sostener estas tertulias.
    No es facil hacer crecer grupos humanos tan hetereogeneos, creando ademas un espacio placentero para soltar tantas palabras.
    Gracias!

    • Administrador dice:

      Gracias a vos, Mabel. La verdad que no es fácil, pero es muy divertido hacer que todos encajemos en este placer creativo.

  2. Natalia dice:

    Felicitaciones a todos los que hacen de este espacio un lugar maravilloso, donde nos desarrollamos, crecemos y creamos. Increíbles, geniales, precisos, justos; así describiría los comentarios y el continuo seguimiento. ¡Gracias! Por último, un brindis a la distancia por mas décadas de tertulias.

    • Administrador dice:

      ¡Iremos por más décadas, Natalia! Y vos por más novelas como la que hicimos surgir en este espacio 🙂

  3. Amadeo Belaus dice:

    Germán: Más que felicitaciones directas, te felicito con agradecimientos a la distancia. ¡Esto recién comienza!… ¡Qué son 10 años! Te lo dice un cordobés asilado en Buenos Aires. Tus correcciones y comentarios, tanto cómo los de Facundo, son más que aportes, son quías, enseñanzas, experiencias que mejoran mis textos definitivos.
    Seguiremos siendo cordobeses que escriben, vos allá y yo acá: juntos, cerca de la palabra. ¡A seguir, que solo
    has dado el primer paso! Te lo asegura un tertuliante que va a cumplir 90 años (dentro de diez), que atento a los videos de Scriptum, se divierte y aprende. Amadeo.

    • Administrador dice:

      Muchas gracias, cordobés. La verdad que es un placer hacer lo que hacemos, y más cuando nos encontramos con los cuentos que reconfiguran el mundo como lo hacen los tuyos. La distancia es solo un detalle.

  4. Isabel Roura dice:

    Felicitaciones Germán: por haber soñado con crear este espacio de aprendizaje creativo y por atreverte a concretarlo, por haberlo sostenido en el tiempo con profesionalismo y, sobre todo, por haber levantado la vara día a día para hacerlo crecer. Estoy muy agradecida de poder ser parte. ¡Vamos por más, que el camino está muy bien trazado!

    • Administrador dice:

      Gracias, Isabel. Un sueño que nos une a todos semana a semana con nuestros otros sueños que luego llegan a ser páginas ¡y libros tan bonitos como el tuyo!
      ¡Vamos por más, sí!

  5. Pilar Ferreyra dice:

    Muchas gracvias, Germán. Siempre pienso lo mismo: Qué paciencia, qué mesurado que es, qué paciencia. Y cuánto amor por nosotros. Se siente tu dar, se siente cada clase. En serio. Se siente profundo. Gracias.

    • Administrador dice:

      Mirá que repetir es remarcar, como aquí la paciencia. ¿Por qué será? 😉 Pero sí, doy todo lo que puedo y recibo mucho más a cambio.

  6. Marina dice:

    Feliz cumplertulia! Gracias por generar ese espacio, por la paciencia y los retos. Por los mates, las correcciones punzantes y las alabanzas desmedidas. Gracias por estas palabras. Por la oportunidad de conocer personas maravillosas y leer historias conmovedoras. Un brindis bien merecido por tu dedicación y perseverancia.

    • Administrador dice:

      Tal cual: las tertulias convocan a personas maravillosas, a las que hay que hincarlas con las correcciones y, cada tanto, una alabanza. Pero muy cada tanto, para que no se agranden.

  7. Maria De Alberti dice:

    ¡Felicitaciones Germán! Diez años… Has logrado crear y sostener un espacio que conjuga lo lúdico y creativo con rigor profesional. Como en una cinta de Moebius, en donde una cara es trabajo y la otra es juego… Gracias ¡Hasta el próximo texto!

    • Administrador dice:

      Gracias, María. Creo que has reflejado la idea que nos aúna de manera metafórica. Hasta el próximo texto, claro que sí.

  8. callefarm dice:

    ¡Feliz aniversario!, y a seguir adelante por muchos buenos relatos más.

¿Qué opinás?

ACCESO USUARIOS

A %d blogueros les gusta esto: