Los 38 errores más comunes de la escritura de ficción (Jack M. Bickham)

Tiempo de lectura: 8 minuto/s

img_5449e2b8ada60Pienso que escribir ficción siempre tiene mucho de creatividad, de azar, de inspiración; pero también de dedicación, de persistencia y, principalmente, de aprendizaje basado en dos grandes fuentes: la imitación y la prueba-error.

Los errores son una gran materia prima para pulir nuestra escritura… y para qué cometerlos, si un escritor como Jack Bickham nos puede atajar el camino señalándonos algunos que, cuando los leo, me parecen hasta obvios… y sin embargo los cometo hasta el cansancio. 

A continuación transcribo su listado, basado en el libro Los 38 errores más comunes de la escritura de ficción y cómo evitarlos (1992, Writer’s Digest Books, USA).

  1. No pongas excusas: evita las demoras y los dilates a la hora de sentarte a escribir.
  2. No te consideres muy listo: si te crees superior a la media, es posible que escribas historias muy complejas, o incluso indescifrables, que dejen a más de uno a medio camino.
  3. No alardees de tu intelecto: podrías obligar al lector a tener que revisar una biblioteca entera para entender acerca de eso que tanto sabés.
  4. No esperes milagros: tu texto no se va a escribir solo y la inspiración no va a llegar mágicamente. Hora de arremangarte y teclear.
  5. No precalientes motores: la historia no es uno de esos autos de los de antes, que tenías que dejarlos calentando antes de arrancar. Es preferible ir directamente al punto en vez de tantas introducciones innecesarias en la mayoría de los casos.
  6. No describas puestas de sol: la descripción suele detener el curso de la historia y más de una vez ser un relleno inútil. 
  7. No uses a gente real en la historia: a menos que sea alguien muy interesante, siempre es preferible crear tu propio personaje.
  8. No escribas sobre monigotes: los personajes endebles, sin metas claras suelen restar más que sumar en la historia con su poca razón de ser/hacer.
  9. No des rodeos cuando puedes ir directo al conflicto: toda historia necesita de un conflicto para tomar cariz narrativo y lo ideal es que aparezca lo antes posible.
  10. No hagas que las cosas pasen sin razón: en una buena historia, todo pasa por algún motivo más o menos evidente. 
  11. No te olvides de la relación causa-efecto: derivado de lo anterior, cada cosa que sucede debe tener su consecuencia o, dicho a la inversa, cada cosa que sucede, es el efecto de algo/alguien que la detonó.
  12. No te olvides de quién es la historia: toda la acción es llevada a cabo principalmente por un personaje, por lo tanto el narrador debe tratar de correr tras este y no desviar el foco.
  13. No falles a la hora de dejar claro el punto de vista: complementario al punto 12, el narrador no solo debe ir siempre tras el personaje central, sino que también debe centrarse en sus pensamientos, sus emociones, sus problemas.
  14. No le des cátedra a tu lector: si en el punto 3 se decía que no obligues al lector a buscar en la biblioteca para que te entienda, aquí se habla del otro extremo: hacer que por ahí el narrador se transforme en la Wikipedia.
  15. Tampoco hagas que los personajes den cátedra: siguiendo con el punto anterior, no hagas entonces que los personajes giren la cabeza y le den lecciones al lector sobre un tema específico.
  16. Ni que digan cosas irrelevantes: los diálogos deben ser sustanciosos en todo momento y funcionales a la trama.
  17. No hagas muy rudimentario el lenguaje con que hablan: salvo que sea necesario, no hagas que los diálogos suenen a una charla de bar, cargada de me-dijo-le-dije-a-lo-que-respondí. Y tampoco que insulten innecesariamente.
  18. No te olvides de los otros sentidos: los personajes no solo oyen y ven. También tienen nariz, lengua y piel.
  19. No le temas al «dijo»: es el verbo de dicción más simple y con menos posibilidad de error a la hora de construir incisos en los diálogos.
  20. No asumas que lo sabes todo. Investiga: si no conoces un tema, haz un trabajo de investigación, porque siempre habrá un lector que sepa más que tú.
  21. Nunca dejes de observar y tomar notas: con estas acciones lograrás verosimilitud y descripciones cada vez más breves, exactas y significativas.
  22. No ignores la estructura de una escena: si bien no hay una receta perfecta a continuación transcribo un método funciona bastante bien, aclarando que debería usarse en aquellos momentos importantes y no en todos:
    1. Decide específicamente cuál es el objetivo inmediato del protagonista en esa escena.
    2. Escríbelo claramente en tu texto, donde puedas verlo.
    3. En una nota aparte, escribe la pregunta que debe ser respondida SÍ/NO en la escena.
    4. En la historia, cuando el objetivo principal del protagonista para esa escena en particular es develado, haz que otro personaje declare o demuestre su oposición.
    5. Planifica las maniobras y pasos en el conflicto que se desarrolla entre estos dos personajes y sus objetivos opuestos.
    6. Escribe la escena momento-a-momento, no hagas un resumen.
    7. Haz que la escena termine lo peor posible para los personajes, de tal manera que la respuesta a la pregunta SÍ/NO de la escena sea respondida de la peor manera posible.
  23. No arrojes cocodrilos por la ventana: similar a hacer aterrizar un OVNI en el patio, no fuerces a que en la historia ocurran cosas descabelladas para que pase algo o se resuelva determinado giro imprevisto/conflicto/nudo. 
  24. No te olvides de hacer pensar a tus personajes: como buenos humanos (o con sus atributos), los personajes piensan y un buen esquema para sacar provecho de esto es: emoción → pensamiento → decisión.
  25. No te vayas por las ramas: si ya tienes una historia planificada (es conveniente), aférrate al guión y no te desvíes.
  26. No te preocupes de ser obvio: relacionado con el punto 2, «aterriza» tu historia para que el lector la entienda en todo momento.
  27. No te critiques hasta la muerte: incluso cuando sientas que estás escribiendo algo tonto, haz una nota en donde sientas eso y sigue. Cuando lo corrijas verás si era tan así y cómo se corrige/mejora.
  28. No te preocupes de qué pensará tu madre:  escribas lo que escribas, no vas a conformar a todos por igual.
  29. No ocultes tus sentimientos: es mejor dejarlos traslucir en el papel. Es muy posible que los lectores lo disfruten.
  30. No vayas al Club de Escritores a mostrar tu obra más preciada: podrían plagiártela.
  31. No ignores los consejos profesionales. 
  32. No persigas el mercado: el riesgo de escribir sobre lo que está de moda es que cuando termines, ya haya pasado. Es preferible que escribas sobre lo que te guste y lo que te sientas cómodo.
  33. No estés en pose: no te conviertas en un personaje. Dedícate a escribir. Lo demás es oropel.
  34. No desperdicies esas ideas que te funcionan: No está mal usar una y otra vez las mismas ideas, siempre que tus libros no suenen a más de lo mismo.
  35. No te detengas tan pronto cuando revises: una vez que hayas terminado el primer borrador, este procedimiento podría serte útil:
    1. Toma un descanso.
    2. Lee el borrador de una vez y deja marcas ahí donde encuentres detalles que quieras corregir.
    3. Repara esos problemas.
    4. Reexamina el principio de la historia, ¿atrapará al lector?
    5. Estudia el punto de vista de los personajes, especialmente del protagonista.
    6. Revisa el esquema temporal, para que la historia no tenga baches de continuidad.
    7. Reexamina las motivaciones de los personajes, ¿actúan en función de ellas?
    8. Busca las coincidencias y elimínalas.
    9. Revisa los finales de los capítulos.
    10. Piensa en la lógica de la historia.
    11. Examina el final de la historia, ¿se cumple el objetivo?
  36. No hagas trabajar de más al editor: Si ya has terminado tu novela, préstale atención a estos lineamientos:
    1. Todo debe estar tipeado, nada de notas al margen a mano, nada de texto con colores, sólo texto negro legible sobre hojas blancas.
    2. Usa hojas de papel de buena calidad, ojala que no se vea a través de ellas ni que sean de otro color excepto blanco. No tienen que ser hojas caras.
    3. Que el texto esté a doble espacio y por una sola cara, sin justificar, con sangría en la primera línea de cada párrafo y sin espacios extra entre los párrafos.
    4. Usa una fuente de letra estándar, que puede ser Times New Roman o Arial, no uses letras raras.
    5. Que las hojas tengan márgenes estándar, es decir, al menos 1 pulgada (2,54 cm) en cada borde de la hoja, agregando media pulgada más (1,27 cm) en el margen izquierdo.
    6. Pon tu nombre y datos de contacto (dirección + teléfono + email) en la primera página, en la esquina superior izquierda, aparte del título de la obra en el centro y otra vez tu nombre debajo, antecedido por “escrito por”.
    7. Pon tu apellido y el número de página a la derecha en la cabecera de cada página, exceptuando la portada.
    8. En la portada incluye el LOGLINE, un resumen de entre una y tres frases de la historia que suscite interés.
    9. En la siguiente página, un resumen de la obra (los primeros 3/4 de la obra, no cuentes el final) que no sea más larga que cinco carillas.
    10. Agrega las primeras diez páginas de tu novela, para mostrar el estilo y el ritmo y el tono.
    11. Al final del texto, incluye la palabra FIN, para que quede muy claro que no hay más páginas que leer después.
  37. No te rindas: si rechazan tus originales, sigue intentándolo. Incluso se usa cada vez más la autoedición, pero antes asegúrate de que la editorial revise tu texto.
  38. ¡No te quedes sentadx! …Cuando podrías estar escribiendo. 

Germán Maretto

Incorregible vividor de la vida.

También te podría gustar...

22 Respuestas

  1. Guillermo Inchauspe dice:

    Lo imprimo para tenerlo siempre a mano. Es como la receta de una buena comida. Su existencia no quita valor al plato logrado.

  2. Elia Isabel Salas Meyer dice:

    Muy interesante. mil gracias un abrazo

  3. Gustavo Arias dice:

    Está buenísimo Germán! Pero ahora voy a tener que empezar todo de nuevo jaja

  4. Brenda Torres dice:

    Muy buenoooo! Mucho que aprender de estos errores.

  5. Brenda dice:

    Muy bueno! Hay muchos errores que siempre cometo. Gracias Germán 🙂

  6. Fernanda dice:

    El punto 1¿Escrito para mi? Es muy úitl, ¡todo! ¡Gracias!

  7. hemorragiadigest dice:

    ¡Excelente! Me encantó, Germán.

  8. María Angélica Mandrile Zurbriggen dice:

    ¡Gracias Germán, por la generosidad de compartirlo! Nos vemos
    hoy.

  9. Carlos A. Micca dice:

    Interesante, puede ser que recuerde alguno de ellos cuando me siente a escribir.

  10. Alonso Garcia Matallana dice:

    Germán, no me deja verlo. Me dice: “para ver el resto del contenido debes estar conectadx”… 🙁 Y estoy conectado. ¿Qué será?

  11. Ángela Pelaez dice:

    Muy interesante. Mil gracias. Un abrazo.

  12. Leonardo Ramírez dice:

    muy copado! 🙂

¿Qué opinás?

A %d blogueros les gusta esto: