SOBRE EL GERMEN DE LA RESISTENCIA. Documento histórico donado por la Policía Bonaerense al INSTITUTO NACIONAL DE INVESTIGACIÓN PARA LA FORMACIÓN DE INSPECTORES DE AVES, CONEJOS Y HUEVOS

SOBRE EL GERMEN DE LA RESISTENCIA. Documento histórico donado por la Policía Bonaerense al INSTITUTO NACIONAL DE INVESTIGACIÓN PARA LA FORMACIÓN DE INSPECTORES DE AVES, CONEJOS Y HUEVOS

En Villa Caraza, partido de Lanús, Provincia de Buenos Aires, a los 17 días del mes de mayo del año 1956, a las veintiún horas con veinticinco minutos, quien suscribe, oficial de policía Eugenio Justo Mendoza, secundado en la oportunidad por el oficial Edgardo Carrasco, ambos numerarios de la Comisaría Primera de Lanús y en circunstancias en que nos encontramos realizando tareas de patrullaje y observación a pie por la avenida principal, somos alertados por transeúntes del lugar respecto del avistamiento de un ave no identificada, que, según la descripción, se trataría de un animal volador parlante (posiblemente, un loro) que, según los dicentes, se encontraría lanzando al aire, y bien entonadas, las estrofas de la marcha prohibida.

Ante el pedido de auxilio de los vecinos, nos dirigimos hacia el sitio en cuestión, a los efectos de constatar la veracidad de la denuncia y actuar en consecuencia. Respecto de la zona, nos encontramos en un sitio urbano con numerosas viviendas bajas habitadas por civiles que, por su forma de andar altiva y actitud desafiante, bien podrían ser cómplices del prófugo.

En virtud de los años de servicio en la fuerza y la experiencia adquirida, puedo afirmar sin temor a equivocarme que, si nos adentráramos en cualquiera de sus viviendas, descubriríamos un cuadro del maldito en su comedor, pero, al no contar aún con la autorización respectiva para proceder, nos abstenemos de hacerlo, sin perjuicio de dejar asentada tal observación en la presente a sus efectos, para un eventual allanamiento.

Una vez ingresados en un comercio, entrevistamos a un masculino quien se identifica como Arturo Ferreyra, argentino, casado, de treinta y cuatro años de edad, empleado. Nos refiere que presenció el momento en el cual el emplumado NN, con una mirada combativa en la que sin dudas anidaba el germen de la resistencia, inflando sus pulmones lanzó la fétida estrofa: «P., P., gran conductor, sos el primer trabajador». Manifiesta que, ignorando sus advertencias, el plumífero continuó con su alarido endemoniado por varios segundos para luego darse a la fuga. Ante la pregunta de si podría identificarlo en una rueda de reconocimiento, responde que sí.

Con los datos aportados por el ciudadano y en miras de resguardar el orden y la tranquilidad de la comunidad, iniciamos una búsqueda en las inmediaciones con el propósito de localizar al sospechoso, silenciarlo y ponerlo a disposición de la justicia penal.

Se procede a dar alerta a la red de comunicación policial, aportándose la información recolectada para que otros colegas se sumen a la búsqueda del fugitivo. Luego de aproximadamente cinco minutos de recorridas en las inmediaciones, logramos visualizar en una esquina al ave con similares características a las del loro descriptas por el comerciante.

Nos colocamos en posicionamiento estratégico, dando aviso a la red policial y solicitando apoyo humano en razón de la alta peligrosidad que se plantea en el procedimiento, por tratarse de un sospechoso afiliado al partido del tirano refugiado en el extranjero.

Se cubren ambas esquinas con los refuerzos mencionados, apartando al público del lugar para preservarlo ante un eventual enfrentamiento armado, mientras nosotros nos acercamos con extrema precaución al animal para identificarlo y requisarlo. Al percatarse de nuestra presencia, se lo observa nervioso y, haciendo ademanes sin lógica, nos sobrevuela despidiendo heces sobre el uniforme del oficial Carrasco, lo que nos confirma que la bestia está eficientemente entrenada por las bases.

A nuestro grito de alto, responde:

«Sí, sí, señores, soy p… ista

Sí, sí, señores, de corazón

Pongo el caño, enciendo la mecha,

Salgo corriendo y escucho la explosión».

Luego de un forcejeo, se procede a la aprehensión del bellaco, por el delito prima facie de violación del Decreto Ley 4161, que establece la prohibición de «la utilización, con fines de afirmación ideológica p… ista (…) imágenes, símbolos, signos, expresiones significativas, doctrinas… que pretendan tal carácter o pudieran ser tenidas por alguien como tales pertenecientes o empleados por los individuos representativos u organismos del p… ismo», y, conforme a derecho, se procede a dar lectura en presencia de testigos de los derechos y garantías constitucionales.

Se efectiviza el traslado del detenido al asiento de la Comisaría Primera de La Plata y procedemos a labrar la presente acta de procedimiento, que, una vez finalizada, es leída, ratificada y firmada al pie por todos los intervinientes, dejándose constancia de que el sospechoso se niega a rubricarla.

¡Dejanos un comentario!

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
Copia deshabilitada. Lo sentimos.