VELAZQUEZ

Tiempo de lectura: 2 minuto/s

Margarita no podía creer lo que veía en el ático de Velazquez esa fría tarde en Salamanca. Con juegos eróticos ese buen señor trataba de seducirla mientras mostraba sus calzoncillos verdes debajo de su larga capa azul.
Oriunda de Toulouse, Margarita había ganado una beca para estudiar Crítica del Arte. Estaba tratando de rentar un pequeño apartamento que le permitiera permanecer en la Universidad durante dos años sin tener grandes gastos, ya que sólo contaba con el dinero que le habían otorgado.
Las clases de la maestría habian comenzado la semana anterior y ya había conocido a varios estudiantes llegados de diferentes países.
Ella había traído de su país un hermoso cubrecama de color verde, su color preferido, y un juego de sábanas azul. Por el momento, con esto a cuestas, dormía cada noche en diferentes lugares mientras estudiaba con algún compañero.
El chaparrito Javier Velazquez había llegado de Guadalajara para estudiar Teatro y conoció a Margarita en la Universidad de Salamanca en clases comunes de Historia Latinoamericana.
En esa primera semana de clases ambos se habían sentido atraídos,y se los veía juntos en los horarios de desayuno y merienda en la cantina del campus.
Margarita era una soltera crónica llena de cirugías de cuerpo y rostro. Lo único que conservaba del “modelo” original eran sus ojos verdes y su rojo cabello ondulado. Quizá aquellos rasgos habían sido los que deslumbraron a Javier.
El verdadero nombre de ella era Ivonne, pero en Salamanca habían comenzado a llamarla Margarita porque en las horas de clase sólo deshojaba flores, en eterna búsqueda de su gran amor.
Javier Velazquez decidió invitarla a su ático con la excusa de tomar un rico Tío Pepe que sus padres le habían regalado. Margarita había aceptado gustosa, pensando que sería su gran oportunidad. Por algo se sentía atraída y debía descubrirlo.
Al llegar, él la recibió vistiendo una larga capa azul,botas charoladas y un sombrero con plumas de faisán.
Margarita creyó que – como buen estudiante de Teatro- Javier haría una representación en su honor. No podía ocultar la atracción que sentía por él, así que lo abrazó efusivamente,le dio un beso y tratando de disimular,una vez más, sus deseos ocultos se sentó en un pequeno sillón, junto a la mesita que lucía la botella de Tío Pepe acompañada de dos vasos diminutos de color verde.
Pero antes de destapar tan famosa bebida,Velazquez había comenzado a cantar y a bailar mostrando sus dotes actorales, que para “Madame Ivonne” significaban un juego de seducción.
La botella deTío Pepe nunca se destapó,ya que terminada la función y cuando Margarita se enloquecía con esos calzoncillos verdes que lucía su posible amante, Javier arrojó su sombrero de plumas y su capa azul, dejando al descubierto una larga cabellera de color azabache y un escultural cuerpo de mujer.
Javier ríe a carcajadas en una plaza de Salamanca mientras cuenta a los curiosos turistas su aventura como travesti . Ivonne sigue deshojando flores durante esas aburridas clases de Historia Latinoamericana.

Córdoba agosto 17 del 2012.

Graciela Derna Bonetto

Arquitecta UNC,especialista en Restauracion del Patrimonio. Post UCC Historia de la Arquitectura Mediadora.Madre y Abuela. Ama escribir. Viajera incansable en tiempo real y/o virtual.

5 Respuestas

  1. Patricia dice:

    bueníenisimo!!!! Grace besos, Patri

  2. Cecilia Aimar dice:

    Un cuento tan atractivo que a pesar de haberlo disfrutado en la tertulia de presentación continúa seduciendo con humor sutil y dramático a la vez. ¡Felicitaciones! Beso.

  3. MÓNICA dice:

    Muy bueno, el final me sorprendió totalmente.

  4. Ana Castro - Cabanillas dice:

    Volví a reír con el cuento Grace querida, el final sorpresivo está muy bueno. Te estamos extrañando los Viernes. Un beso

¿Qué opinás?

A %d blogueros les gusta esto: