Superhéroe

Tiempo de lectura: 5 minuto/s

SUPERHÉROE

El multimillonario Bruce Wayne, conocido en Ciudad Gótica por su personalidad enmascarada de Batman, el murciélago justiciero, descansa en su mansión recostado en un confortable sofá.
Mientras toma uno de esos extraños y vigorizantes brebajes que le prepara su sirviente Alfred, cierra los ojos y las imágenes lo inundan, no puede dejar de pensar en lo que le ha sucedido.
La noche anterior recibió, como tantas otras veces, el llamado luminoso del Comisionado Gordon, algo grave debe estar ocurriendo en Ciudad Gótica, se dijo y bajó velozmente a la Baticueva. Se paró sobre la plataforma metálica y, a modo de Iroman, de quien había tomado la idea, sintió como automáticamente la armadura de Batman se ajustaba a su cuerpo.
Fue entonces que aquello sucedió. Mientras la máscara estaba ajustándose a su cabeza, sintió un ardor en los ojos y una luz fulgurante lo cegó. Percibió en sus tripas una sensación de vacío como si estuviese en una interminable caída libre. Cuando la sensación finalizó y el resplandor fue aminorando, abrió los ojos y vio, flotando en un cielo rojo, extraños seres líquidos y transparentes.
Pensó que, quizás, alguno de los villanos enemigos le había envenenado la máscara y estaba alucinando, o que se había quedado dormido y estaba soñando o bien que Alfred, molesto por el pobre sueldo que le pagaba, lo había drogado con sus brebajes . Se sentía claramente confuso, ¡él, Batman ,el Justiciero Confuso!
Estaba inmerso en estas elucubraciones cuando uno de los seres transparentes se le paró enfrente y le clavó la mirada; él intentó hacer lo mismo no vaya ser cosa que ese líquidín se creyera que él tenía miedo.
En ese momento, se dio cuenta que ,ambos estaban suspendidos en el cielo rojo sin ningún tipo de sostén externo ni baticuerda ni nada parecido, pero lo más asombroso fue darse cuenta que el sujeto transparente era muy parecido a él, casi idéntico en todo: altura, peso, incluso en su vestimenta; a esta altura de la situación comenzó a preocuparse.
Frente a frente con su doble líquido, pensó yo me voy de aquí y comenzó a moverse caminando en el aire para alejarse del tipo. Para su sorpresa vio que era tan simple como caminar sobre la tierra, también observó que el sujeto se movía igual que él y que volvía a ponerse enfrentado, mirándole.
Batman, nervioso, confundido y un poco ansioso se preguntó ¿Adónde demonios estoy? ¿Quién es este tipo? ¿Estoy enloqueciendo, yo un superhéroe?
El sujeto transparente que seguía frente a él comenzó a emitir destellos brillantes, parecía que autopistas iluminadas le recorrían la cabeza. Simultáneamente, Batman percibió en su cerebro una voz que respondía a sus preguntas:”Estás en el año 3000 y este es Bermella tu planeta tierra en el futuro. Yo soy el guardián de este lugar me llamo Likman y puedo escuchar lo que pensás, todos aquí somos telépatas. ¡Ah! Para nada estás enloqueciendo”
Batman azorado miró al sujeto y le gritó: “¿Qué decís? ¡No te creo nada!, ¡vos si que estás loco!”. Furioso intentó tomar al telépata por el cuello, pero fue inútil porque sus manos pasaron limpiamente por donde se ubicaba el cogote del tipo y terminaron el recorrido tomándose la una con la otra. El superhéroe se sintió un idiota mirando sus manos que seguían tomadas en posición de ruego.
Iracundo, el enmascarado decidió usar su batilazo, lo sacó del cinturón y atrapó a Likman; con asombro y bronca vio que, si bien lo alcanzó a la altura de la cintura y lo dividió en dos partes, inmediatamente estas volvieron a se; y allí estaba el extraño frente a él, enterito, como si nada.
Batman intentó pensar pero la rabia nublaba su mente. Escuchó en su cabeza la voz del telépata:” Tranquilo tenés las neuronas inundadas de odio, eso es malo para tu progreso mental y energético; vení te voy a demostrar que lo que te digo es verdad” .Antes que el justiciero atinase a nada sintió el ardor en los ojos, vió el resplandor y experimentó la sensación de vacío en sus tripas .Estaban moviéndose a una velocidad indescriptible.
De pronto las sensaciones acabaron y, al abrir los ojos, se encontró haciendo equilibrio, parado en el borde de una ventana, en el piso 10º de un edificio en Ciudad Gótica .A su lado, el transparente le decía “mirá y escuchá”.
El mira por la ventana y desde adentro una joven grita de sorpresa al verlo y le pide“¡Enmascarado un autógrafo aquí, ha sido genial lo que hiciste anoche!”Y le acerca un ejemplar del diario cuyo titular destaca su victoria sobre el mafioso de turno, Batman logra ver la fecha: 10 de junio de 1990. La verdad lo atonta y cuando reacciona está nuevamente suspendido en el cielo rojo de Bermella, el telépata está frente a él y le pregunta ,”¿ Ahora me crees?” .Contesta que sí y con la sensación de que algo no está claro lo interroga “¿Para qué carajo me trajiste al año 3000?
Likman le habla en su cabeza y le explica que, después de mucho pensarlo, decidieron traerlo para que vuelva a su época con un poder que va a necesitar.” Te hemos traído para que aprendas las leyes de la telepatía, te van a ser muy útiles para los tiempos duros que se vivirán en la tierra a partir de los años 90.” Batman exclamó “¡Eso me gusta! ¿Cómo hago para aprender?”.
Sin darle explicaciones el telépata se le acercó, apoyó su frente sobre la suya, y quedaron pegados enfrentados .Batman sintió corrientes eléctricas recorriéndole la cabeza; sonidos, palabras y colores parecían instalarse en su mente, originándole una visión ampliada y minuciosa y una comprensión inmediata de todo lo que le rodeaba. Nunca supo cuanto duró la experiencia de aprendizaje, cuando estaba a punto de agradecer a Likman, se encontró en la baticueva saliendo a responder la llamada luminosa del Comisionado Gordon.
Regresó tarde de la misión contra los mafiosos, se quitó el ropaje de Batman, subió, se duchó y se recostó en su sofá predilecto; vió a Alfred que entraba con la bandeja y el consabido brebaje; miró al sirviente, tuvo un sobresalto, lo volvió a mirar para asegurarse y se dijo para sus adentros” ¿qué, 80% más? Ni en curda te voy a pagar ese aumento en el que venís pensando” y, sonriendo recordó el cielo rojo.
Susana Gauna
Cba. 10/05/2012.

¿Qué opinás?