LOS DEJARON SOLOS

Tiempo de lectura: 3 minuto/s

Juan corre por el medio de la calle. Siente que lo siguen y su temor va en aumento. Es su primera vez y siente que su alma duda. Su corazón late fuerte, quiere saltar de su gran pecho. Ahora entiende cuando la Negra le dice que esta gordo. Ha corrido solo un par de metros y solo puede respirar agitadamente por la boca.
José corre detrás. Empezó a correr después que Juan, no lleva tanto peso y el sacrificio de todos los días en el gimnasio da sus frutos. Se siente ligero y sus pasos son cada vez más rápidos.
La cuna comienza a pesar en la espalda de Juan. Sabe que es la única forma que su hijo tenga donde dormir hoy. El patrón le dijo que no le iba a pagar hasta el lunes y él se lo ha prometido a la Negra. Ella le reclama, el bebé ya tiene un mes y no tiene cunita.
José tenía bronca. Desde chico había trabajado en esa fábrica de muebles familiar y hoy se vió impotente ante ese tsunami humano que rompió todas las vidrieras y destrozaron gran parte de la mercadería porque si. Sin motivo aparente, en complicidad con las famosas fuerzas de seguridad autoacuarteladas desde hace veinticuatro horas que dejaron solos a toda la ciudadanía, entraron y a los palos empezaron a romper todo.
Pero ese gordo con la mitad de la panza afuera quedó atrás. No destrozó nada, solo levantó la cuna y corrió. Pero él lo va a alcanzar, sino es corriendo y para entregarlo a la fantasmal policía, le va a meter un balazo con la escopeta. Con él van a pagar todos esos hijos de puta. La bronca lo ciega, y alguien tiene que pagar.
Juan sabe que está robando y tiene miedo. Nunca estuvo en cana. Nunca quiso quilombos, laburó desde siempre, desde que su padre los dejó y tuvo que abandonar el colegio. Ni siquiera se puso en pedo de chico para no echar moco. Pero se lo prometió a la Negra y ella tenía esa mirada en los ojos que a él le saca todo.
Pasaba por la mueblería y vió los destrozos y a esa gente que solo Dios sabe que querían. Y de repente, la cuna lo miraba desde la esquina del salón. Era lo único que quedaba sano, y nadie parecía advertirlo. Dudó. Hasta que se convenció que hoy no hay otra forma. Si ni siquiera podía comprarla aunque tuviera la plata. El flaco que parece el dueño esta parado sin moverse y la gente le estaba rompiendo todo. Hay uno que sube una mesa a un camionetón de esas cuatro por cuatro, que pedazo de hijo de puta. Y los otros en moto, choritos comunes armados hasta los dientes. Que joda, hay de todo entre estos.
No daba más y el flaco se le acercaba. Ve que lleva un arma y más miedo le da. Le pide a Dios que lo proteja, solo quiere un lugar para su hijo. Mejor para y le explica al flaco. Que el lunes se la paga, cuando el patrón le pague a él. Que no quiere que la Negra sufra y que quiere que el Negrito duerma hoy en su cuna.
Se detiene. Jadea. José se para un poco más atrás, apunta y dispara. Pucha che, hacia mucho que no lo hacía y el rebote lo tira para atrás. Desde el suelo ve caer al gordo, no cree haber acertado. Debe estar asustado y el peso de la cuna lo habrá tirado al piso.
Se acerca. El gordo le dice algo, balbucea, ve que tiene sangre en la boca. El terror ahora es de su propiedad. Se arrodilla. Ahora es él el que suplica a Dios por la vida del gordo.
La gente, impotente ante la ola de saqueos y destrucción, se acerca enloquecida, y sin pensarlo comienza a patear a Juan que ya está muerto. José no los puede parar. Les grita, pero más se envalentonan y más furia tienen en sus rostros.
José llora. Se pregunta ¿Por qué? ¿Por qué corrió el gordo? Si quería la cuna se la hubiera dado en cuotas. Se pregunta ¿Por qué disparó? Solo había tirado contra un blanco hacía mucho tiempo. Un blanco de lata, ni siquiera contra un animal. Se pregunta ¿Por qué los dejaron solos a todos?

4 Respuestas

  1. Muy buen relato con inesperado y cruel final. La realidad, a veces, supera la ficción.

  2. gaby meyer dice:

    muy bueno, super real.

  3. Noe dice:

    Ufff!!! se me erizó la piel.

  4. marina Debias dice:

    Que bueno Marce …más que un cuento es un baldazo de realidad! Te felicito

¿Qué opinás?

A %d blogueros les gusta esto: