Estrategia de seducción

Tiempo de lectura: 5 minuto/s

– Sus ojos son increíbles… azules, hermosos. Su piel aterciopelada es una droga. Me acerco a ella y no puedo evitar rozarla para sentir esa piel en la mía…
-Definitivamente es linda, no te lo puedo negar, sin embargo me pregunto si “tan poco” puede ser “taaaanto para tantos”- respondió Heidi, resoplando en forma casi imperceptible.
Compañeros de oficina, Camilo y Heidi compartían no solo las mañanas de lunes a viernes desde hacía ya más de un año, sino charlas que derivaban los dos últimos meses, en la belleza de Clara, la nueva integrante del equipo.
Camilo desde el día en que Clara ingresó no paraba de hacerle comentarios a Heidi a cerca de cuan “interesante” le resultaba. Y haciendo alarde de seductor, le había dicho, hacía unos días que “ese cuerpito sería de él”. En realidad lo más interesante de ella que había escuchado, eran respuestas monosilábicas y un comentario sobre que “ella usaba un shampoo especial para cabellos dorados” lo que a sus oídos sonó como “que era candidata al premio nobel a la mujer con mayor materia gris sobre la faz de la tierra”.
Heidi, que no se llamaba de esa forma sino Ana, había sido apodada así, desde los primeros días en el trabajo por su sencillez, sus enormes ojos marrones y su corte de pelo, cual varoncito. Al principio no le agradó mucho el mote, pero con el tiempo le fue resultando simpático y cariñoso.
Clara y Heidi no solo tenían en común repetir los nombres de una serie infantil de los años 80, sino al mismo hombre involucrado en sus vidas: Camilo. Éste, resultaba, para la primera: el tipo más pesado, y para la segunda: el más deseado.
A su vez Clara, era la rubia linda que había logrado su empleo por el único mérito de tener un ir y venir muy llamativo para el gerente de la empresa. Ella reparaba en Camilo solo por considerarlo un mueble con propia capacidad de traslación y veía en Heidi a la campechana con derroche de energía laboral y voluntad solidaria.
Todas las mañanas el equipo de trabajo se saludaba con mayor o menor énfasis y pasaban por la máquina expendedora de café. Camilo siempre encontraba la forma de ponerse delante o detrás de Clara para no solo tocarla de la forma que fuere, sino para que al menos ella le pidiera que “se corra” lo que resultaba sinfonía para sus oídos. Heidi no podía dejar de observar la humillante situación a la que era sometido Camilo y sentir por él además de pena, una extraña atracción.
Esa mañana, Heidi escuchaba por enésima vez el comentario empalagoso de Camilo, cuando después de demostrar sumo interés en su apreciación, tuvo una idea que le parecía brillante para demostrarle que tan interesada estaba Clara en él.
En el break de media mañana, salieron ambos de la oficina a fumarse un cigarrillo y Heidi, aprovecho para ejecutar su plan.
-El viernes por la noche hubo juntada de mujeres de la oficina, en la casa de Julia. ¿Supiste? -Comentó entusiasmada.
-¡Qué bueno! ¿Fue Clara también?- Preguntó ansioso Camilo.
-Sí. Y de eso quería hablar con vos. Tengo pila de datos que te van a ser súper útiles para encararla con seguridad…- Respondió Heidi, riendo para sus adentros.
– Soy todo oidooooooooos; largame yaaaaa lo que tengas para decir!- interrumpió nervioso Camilo.
-Ok. Toma nota y aprendé. ¿Viste que para mí es una chica de pocas luces, no?- Continuó Heidi- Bueno. En realidad no es para nada lo que parece. Me confesó, luego de varias horas de charla que tenía un perfil suuuuper bajo y que simulaba ser medio boluda para esquivar a todos los babosos de la oficina. Buena estrategia… ¿no te parece? –preguntó Heidi convencidísima de lo que decía. Y continuó- Me dijo que era una apasionada de la ópera y que María Callas era su preferida. Me habló de su pasión por las letras y los idiomas. Y me dio un dato que va a ser tu estrategia ¡para encararla y no rebotar! Dice que de niña aprendió a hablar jeringoso y que le toca lo más profundo de su corazón cuando escucha hablar de ese modo. Que los hombres que tienen capacidad para hacerse nuevamente niños y relacionarse con ella como en juegos es su fantasía erótica… ¡que loco!! No? Bueno, cada loco con su tema… pero… ¿no te parece fantástico que tenga esa sensibilidad?
Camilo escuchaba atónito y no paraba de imaginar la situación de susurrarle al oído una ópera en jeringoso. Aunque algún tipo de duda le generaba, Heidi era la mina más buena que hubiera conocido y no podía estar inventando nada.
El break terminó y Camilo aprovecho la conexión de internet para bajar en su celular la ópera “Carmen” interpretada por María Callas.
Al día siguiente todo el team, hacía cola para retirar su café del expendedor y como quien no quiere la cosa, Camilo detrás de Clara, aprovecho la oportunidad para soltar de su celular la melodía, que sospechaba, iba a atraer la atención de su candidata. Cuando la ópera comenzó a sonar, Heidi, no podía creer lo que escuchaba, y Clara solo atinó a observar de reojo a Camilo y retirar rápidamente su café para sentarse en su box y evitar lo antes posible cualquier tipo de contacto con su acosador.
Camilo hizo caso omiso al gesto de Clara e interpretó que ella le insinuaba la siguiera hasta su escritorio. Así lo hizo y con total naturalidad, se sentó sobre la mesa, giró la silla con ruedas donde ella acababa de sentarse y mirándola fijo a los ojos le dijo:
-Capar mepen, mipi opo brapa prepe fepe ripi dapa depe Mapa rípi apa Capa llapas…
Los ojos desorbitados de Clara evidenciaron su desconcierto, y respondió:
-No hablo alemán. Creo que deberías consultar eso con Mariano. Tal vez él sepa…
Heidi, en el box de al lado no podía contener la risa a la vez que no sabía cómo esconderse imaginando el increíble enojo de su amigo.
Camilo, muy por el contrario de lo que imaginó Heidi, sonrió. Le dio un beso en la mejilla a modo de despedida a Clara, se asomó por sobre el divisorio de boxes, extendió su mano a Heidi y con un guiño, le dijo:
-Tepe ipin vipi topo apa upun dapai kipi ripi after office ok?
-Tampoco hablo alemán, pero un daikiri no se le niega a nadie… -rio cómplice Heidi.

5 Respuestas

  1. sofia dice:

    genial, ingeniosos, me re encanto…felicitaciones

  2. marina Debias dice:

    ¡Divertidisimo! Que buena ocurrencia el jeringoso!! Te felicito!

  3. marcela dice:

    Genial!! divertidisimo!!

  4. Rodrigo VN dice:

    Una comedia GENIAL!!!! Mepe enpecanpatopo!!!!!

  5. sofia dice:

    me pareció muy ingenioso, divertido y un garrote para los babosos…. jajajaja

¿Qué opinás?

A %d blogueros les gusta esto: