Mala hechura

Tiempo de lectura: 0 minuto/s

Extraes un pedazo
de tu propia carne.
Lo moldeas a voluntad,
hueco y robusto;
y comienzas a llenarlo de
odio-envidia-desazón-rencor-enojo-resentimiento-pena-enfado-malicia-tristeza-des…-

Le pones la tapa,
lo cierras a presión
y lo nombras corazón.

Y late-pumpum-late-pumpum-late-pumpum-late-pumpum-late-pumpum-late-pump…-
hasta que explota
por culpa de tanto peso muerto.

Germán Maretto

Incorregible vividor de la vida.

10 Respuestas

  1. Viviana dice:

    Tu poema me salpicó…

  2. Muchos llevamos una mochila que carga nuestro corazón…y termina explotando. Muy bueno!!!

  3. Ana Conti dice:

    bueno nuevo, bueno

  4. Patricia Edith Alvarez dice:

    ¡Muy buenoooo!

  5. Patricia Edith Alvarez dice:

    Me encantó, muy gráfico y real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: